Retorno de pieza arqueológica Moche es un gran triunfo para Perú

Publicado en por Sudamerican Reps

Es un triunfo y una enorme satisfacción para Perú el retorno de la pieza denominada "cabeza de mono dorada", extraída del entorno del Señor de Sipán, en Lambayeque, la cual constituye una escultura de gran calidad artística que confirma el desarrollo alcanzado por los mochicas en la metalurgia, sostuvo hoy el arqueólogo Walter Alva.
El descubridor del jerarca moche tuvo a su cargo el peritaje del ornamento para comprobar su autenticidad luego de que el Gobierno peruano solicitara su repatriación el 21 de noviembre de 1998. Precisó que la pieza de oro, saqueada del entorno de la tumba del Señor de Sipán, presenta incrustaciones de sodalita (mineral de color azul) en los ojos e incrustaciones de piedra turquesa. "Es una verdadera escultura hecha a base a láminas repujadas en oro, lo que demuestra que los moches lograron un amplio desarrollo en la metalurgia. La cabeza está hecha a través de dos tapas soldadas, cuyos puntos de soldadura casi no se notan”, dijo a la Agencia Andina.
Alva refirió que la pieza habría sido extraída del yacimiento arqueológico La Mina, localizado en el valle de Jequetepeque, al sur del entorno de la tumba del Señor de Sipán.
La llamada “cabeza de mono dorada” era un ornamento característico de los collares usados por las más altas autoridades del Antiguo Perú, se informó durante la ceremonia previa a la repatriación en la sede de la embajada peruana en Washington. “Efectivamente forma parte del ornamento de un personaje también de alto rango que fue saqueado en el valle de Jequetepeque, del cual se han recuperado pocas piezas que pertenecen a la cultura Mochica”, precisó Alva.
El especialista, en ese contexto, destacó la repatriación de la joya, que es el resultado de una larga e intensa gestión. “Es un triunfo y una gran satisfacción de un pedido que se inició con un reclamo y ahora culmina con éxito”, subrayó.
El Buró Federal de Investigación (FBI) inició pesquisas en setiembre de 1998 sobre el probable ingreso ilícito de la pieza a los Estados Unidos, la cual se mantuvo en exhibición en Santa Fe (Nuevo México), entre mayo y julio de 1998, como parte de la colección privada del ciudadano estadounidense John Bourne. El FBI mantuvo la pieza bajo incautación provisional en el mismo museo durante este período, según indica la nota de prensa enviada por la embajada peruana. Tras el peritaje que confirmó el origen de la "cabeza de mono dorada", a cargo de Alva, el Gobierno de Perú solicitó al museo la repatriación de la pieza el 21 de noviembre de 1998.
El embajador Harold Forsyth dirigió este año una carta al fiscal general de los Estados Unidos, Eric Holder, en la que solicita la asistencia del Departamento de Justicia para la repatriación de la joya mochica.
Ello, agrega la comunicación, en mérito al memorando de entendimiento suscrito en 1997 por ambos gobiernos referido a la imposición de restricciones para las importaciones de material arqueológico de las culturas prehispánicas y cierto materialeEtnológico del período colonial de Perú.
Gracias a la intervención solicitada al Departamento de Justicia, por parte de la Cancillería peruana, este año se concretó un Memorándum de Entendimiento entre el Gobierno de Perú y el Museo Palacio de los Gobernadores de Nuevo México para el retorno voluntario de la cabeza de mono.
Fuente: Andina

Etiquetado en Portada

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post